miércoles, 23 de septiembre de 2015

Un astronauta en la catedral

Esta imagen pertenece a un detalle esculpido en la fachada de la Catedral Nueva de la ciudad de Salamanca, más concretamente, en la Puerta de Ramos o Puerta Norte
¿Por qué hay un astronauta tallado en la portada de esta catedral construida entre los siglos XVI y XVIII si el hombre no llegó a la luna hasta el siglo XX?
  Aunque parece un misterio digno de un programa de Iker Jimenez, la verdad es que este astronauta fue esculpido en este lugar en el año 1992 durante una restauración de la puerta, la cual se hallaba muy deteriorada.
La razón por la que se introdujo esta figura es que desde hace años se estableció que en cada restauración si se tuvieran que añadir materiales o partes indispensables para la estabilidad o mantenimiento de un monumento, los elementos nuevos deberán ser reconocibles para poder diferenciar la parte original de la restaurada, admás estas soluciones nos permiten también identificar la época en que se hace dicha intervención.

Es por eso, como representación del siglo XX, por lo que se decidió camuflar la figura de este astronauta en esta portada de la Catedral, y por ese motivo es fácil encontrar sorprendentes anacronismos en monumentos restaurados del mundo entero. (Por ejemplo, no os perdáis los aliens de abadía de Paisley en Escocia)

Cerca del astronauta podemos observar otras figuras curiosas fruto de la imaginación y sentido del humor de los restauradores, por ejemplo ¡un demonio comiéndose un helado de dos bolas!, un lince ibérico...
Aunque es una práctica muy habitual, no está exenta de polémica, pues aunque estas restauraciones suelen ser bien acogidas y estimulan la visita del monumento en cuestión, muchos son los restauradores que consideran que se pierde el respeto a la esencia de la obra original.
Desgraciadamente esta historia tiene un final muy triste, y es que al animalario que se encuentra en muchos de los edificios de Salamanca, hay que añadir el animalario que se encuentra entre los habitantes, y parece ser que hay algunas personas ignorantes que se dedican a destrozar el patrimonio artístico. La última gracia de estos animales fue partirle el brazo al astronauta el día 21 de septiembre de 2010 tras haberle roto literalmente la cara poco tiempo después de la restauración.

Mara García-Verdugo

Printfriendly

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...